Actualizado 23/12/21 por Clifford Christophe

La cuenta que has elegido asociar a la activación de tu tarjeta puedes cambiarla en cualquier momento y todas las veces que quieras. El cambio es inmediato. También lo puedes hacer después de un pago, el cambio será retroactivo a la transacción si se hace desde el recibo.

Por ejemplo: imaginemos que tienes una cuenta Lydia personal, una cuenta compartida y una última para un bote. Es necesario que hagas las compras con la tarjeta Lydia. Antes de cada pago, podrás definir de dónde quieres que salga el dinero: de la cuenta personal, de la compartida o del bote.

Si lo prefieres, también puedes tener varias tarjetas.

Para saber cómo cambiar el medio de pago de transacción haz clic aquí.

¿Te sirvió este artículo?


Powered by HelpDocs (opens in a new tab)