Actualizado 16/12/21 por Clifford Christophe

Al contrario de los pagos contactless realizados con una tarjeta física, los que se hacen con una tarjeta virtual a través del teléfono, piden siempre un método de autenticación: un reconocimiento facial o de huella digital o un código PIN.

Al añadir una tarjeta Lydia a Google Pay, no es necesario insertar los dieciseis números de la tarjeta ni el código de seguridad en Google Pay. Lydia se encarga de añadir la tarjeta en Google Pay.

A la hora de hacer una transacción a través de Google Pay, ésta está autentificada y asegurada por la huella digital del titular del teléfono. el reconocimiento del iris o de su código de seguridad. Los datos de pago están criptografiadas.

Los datos bancarios no están almacenados en el móvil del usuario y no se comparten con Google ni siquiera en el momento de pagar. Lo único que se almacena en Google Pay es un identificador de la tarjeta criptografiado, calculado a partir de la tarjeta Lydia. En cada pago, se transmite ese identificador digital en vez de los números de la tarjeta Lydia.

Para una mejor experiencia, mostramos en Google Pay los datos de las últimas transacciones realizadas con la tarjeta Lydia a través de Google Pay. Por defecto, también recibes una notificación de Google Pay en cada pago. Puedes desactivar estas notificaciones para que únicamente te avise Lydia a la hora de hacer un pago.

Más información sobre Google Pay

¿Te sirvió este artículo?


Powered by HelpDocs (opens in a new tab)